La cinta rosa

Cada vez que se ponía esa cinta rosa lograba algo importante, era su amuleto, le traía suerte desde pequeña.

Muchos creían en ella, para todo un país dado a encumbrar deportistas, Marta Domínguez era una luchadora que se había ganado la condición de una de las grandes deportistas de la historia de este país.

Se cae el mito, se cae todo lo que es, y con ella muchos más deportistas, muchas más ilusiones.

La cinta rosa de Marta en el suelo, pisoteada, sucia y abandonada, ya no tiene una digna dueña, el cubo de la basura es ahora su refugio.

¿TE HA GUSTADO ESTE POST?

Suscríbete y recibe nuevos posts como este y contenidos exclusivos de mi blog directamente en tu email.

No te enviaré spam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.