Recaudación a costa de emitir una falsa multa

Resulta un tema recurrente siempre con dos opciones claras, ¿las multas para qué son? ¿para recaudar dinero o para mejorar la seguridad en el tráfico?

Esta mañana en una carretera a la salida de un polígono industrial varios agentes de la Guardia Civil me han parado, lo primero que he pensado es que sería algo rutinario, lo típico para comprobar papeles y demás, sin embargo mi cierta confianza en que no tenía nada por lo que temer se vuelve en perplejidad e indignación, el agente me acusa de hablar por teléfono móvil.

Por supuesto no era cierto, le indico que es imposible, puesto que además le muestro que llevo el teléfono guardado en un bolsillo del pantalón y me hace imposible cogerlo. En ese momento es cuando el agente mientras me pide documentación insiste que el me ha visto y que seré multado por ello le diga lo que le diga. En ese momento toma todo un cariz más tenso tras reiterarle que era mentira y que sólo quería recaudar dinero, así que me bajo del coche y empiezo la discusión también con el resto de agentes que declinan escucharme o entrar en la discusión.

La razón me asiste, la verdad también y así aún soy yo el que en ese momento trato de demostrar que efectivamente no hacía uso de mi teléfono. Es en ese momento cuando recuerdo que me iba rascando el oído, esta mañana me he levantado con el oído con cera y andaba molesto, así pues le indicaba que por supuesto el me había visto rascarme la oreja, pero no sostener un móvil. No me ha escuchado. Le muestro el registro de llamadas, todas, la última realizada y recibida el día 1, le hago saber que es imposible que yo haya manipulado el teléfono a lo que se limita a no escuchar y pedirme que me meta en el coche. Ya una vez dentro y al insistirme en que me calle, le pido la identificación y número de placa o agente para poder denunciar la situación, a lo que me da largas. Me añade otro supuesto, el hecho de que yo podría tener otros teléfonos o sistemas en el coche para hablar por teléfono, a lo que le respondo invitándole a registrar mi coche de arriba abajo si es necesario y de nuevo se niega, en el fondo ya a estas alturas sabe que llevo razón, que no ha visto nada y que registrarme el coche acabaría por arruinarle más sus argumentos delante de sus compañeros agentes.

Para finalizar esto:

Agente: Si te pongo la multa no te la quita ni Dios, pero no te la voy a poner por que sólo en algunas ocasiones se puede dar el caso que haya un error y para evitar eso no te la pongo, pero yo te digo, y tú lo sabes, que ibas hablando por el móvil.

Yo: Y yo le reitero que eso es mentira, que no hablaba por el móvil.

La discusión ha sido tensa, porque puestos a multarme por un delito que no he cometido estaba en mi derecho a defenderme argumentando y probando. Aunque por desgracia los agentes no escuchan, primero te acusan, luego se mantienen en sus trece , aunque ya para entonces saben que no llevan razón porque se la has quitado desde que te han parado, finalmente juegan a ser la ley, no te multo pero porque yo no quiero.

Siento indignación con la Guardia Civil, en dos ocasiones ya con esta me han parado con falsas acusaciones, estos hechos no hacen más que alimentar mis sospechas de que su afán es en algunos casos puramente recaudatorio.

¿TE HA GUSTADO ESTE POST?

Suscríbete y recibe nuevos posts como este y contenidos exclusivos de mi blog directamente en tu email.

No te enviaré spam.

2 comentarios

  1. pin says:

    La mayoria de la Guardia Civil cumple con las espectativas que la gente tiene de ellas,pero algunos energumenos,hacen que nos acordemos de todos ellos.
    A mi salieron detras con las luces encendidas,porque decian que iba hablando por el telefono,le comente que se habian equivocado y les invite a que miraran los telefonos,el mio y el de miacompañante.
    Su respuesta era que podria estar escuchando un politono,guilipollas yo con 45 tacos,por favor,esto se traduce en recaudacion si o si.

Déjame tus comentarios