Obsolescencia Pre-programada

Panasonic chief Tsuga introduces the company's new OLED television during the Panasonic opening day keynote at the Consumer Electronics Show in Las Vegas

Conocemos qué es la obsolescencia programada, es ya algo que nuestra sociedad tiene asumido, una práctica que las empresas llevan a cabo para favorecer precisamente un consumo mayor, pero ¿qué hay de aquellos productos que antes de ser adquiridos ya están obsoletos incluso por las mismas marcas? A esto lo he llamado Obsolescencia Pre-programada.

No hace mucho en el CES se nos presentaba una tecnología brillante, era el producto estrella de todas las novedades presentadas en cuanto a nuevas TV, se trata de un nuevo estándar de máxima definición, el 4k o UHDV (ultra high definition vídeo). Un nuevo estándar de vídeo que por supuesto no puede ser visionado por los equipos actuales, ¿y bien, a dónde quiero ir? Las empresas Panasonic, Samsung entre otras lanzan un nuevo producto que es por completo incompatible con los actuales Full HD, productos que ahora venden, ¿hasta qué punto esto es contraproducente o beneficioso para su estrategia de ventas en los productos actuales? Bajo este punto de vista podríamos deducir que en cualquier caso ahora venden productos depreciados por ellos mismos. Pero además tengamos en cuenta la implantación de la tecnología Full HD en nuestro país, un auténtico  desastre en general con una TDT que sólo en el caso de acontecimientos como los JJOO ha emitido en Full HD real, todos los canales HD en realidad emiten por debajo de esa resolución, a eso sumemos también que  España está muy atrás de países punteros como Japón, donde para 2014 comenzarán a emitir en 4K. Así pues no hemos siquiera explotado una tecnología cuando se nos ofrece otra superior e incompatible.

Pero recordemos la implantación de la TDT, sólo hace unos años se obligó a adquirir aparatos de TDT o televisiones a toda la población, aquella fiebre de compra de aparatos, tvs y antenas trajo consigo unos gastos asociados enormes que no repercutieron en una significativa mejora de la calidad que se esperaba, en la mayoría de los casos los aparatos que se vendían no eran capaces de reproducir Full HD, sino HD ready cuando en teoría la TDT ya permitía el uso de la alta definición. Se podría en este caso achacar además defectos legales de las administraciones y organismos reguladores de dicha tecnología por vender algo que desde en un principio estaba obsoleto.

Uno de los ejemplos más claros de la vorágine de lanzamientos esta presente en la telefonía móvil, desde el momento en que un terminal sale a la venta ya esta obsoleto, la tecnología va muy por delante y determinadas marcas y empresas parecen no tener muy en cuenta este hecho. Un ejemplo es el del usuario que compra un smartphone gama alta, último modelo y sistema operativo y que incluso el mismo día de lanzamiento resulta que dicho modelo ya tiene un SO antiguo y por tanto incompatible con ciertas apps o usos.

Hechos como estos minan la satisfacción del consumidor, y probablemente la relación y percepción que éste tenga de la marca. ¿En qué medida las empresas tienen en cuenta esto? ¿Es en realidad una estrategia acertada de las propias empresas?

Es un hecho, en un mundo cada vez más global, con más productos y donde se apuesta por la innovación es cada vez más frecuente que lo que hoy compramos este ya obsoleto, la incógnita es hasta ¿el consumidor va a seguir adquiriendo productos bajo estas condiciones?

Creo que en mi reflexión me he hecho más preguntas que respuestas he ofrecido, ¿y tú? ¿tienes respuestas?

 

 

¿TE HA GUSTADO ESTE POST?

Suscríbete y recibe nuevos posts como este y contenidos exclusivos de mi blog directamente en tu email.

No te enviaré spam.

Déjame tus comentarios