Matanza 2.0: Caso Práctico

nomatanza, matanza, tradicional,

Yo soy de esas personas que no les gusta una matanza tradicional, no me gusta nada el presenciar como matan a un animal que poco después me voy a comer, menos aún hacer de ello un evento, es probable que como yo otra mucha gente piense de forma parecida al oír el término de Matanza causándoles el mismo rechazo. El caso que hoy vengo a contar es el de una empresa que ha querido hacer marketing de una actividad evidentemente muy tradicional pero adaptándola a los nuevos tiempos, y sobre todo, a ese nicho de posibles clientes que piensan más o menos como yo.

NO Matanza

Para empezar, ellos se hacen llamar NO Matanza, dejando bien a las claras que ofrecen un servicio distinto, que de hecho además lo hace más atrayente.

Celebre cualquier evento (boda, comunión, bautizo, comida de empresa, etc…) con una NOMATANZA tradicional… “la parte bonita” de una matanza de cerdo.

La foto que que encabeza este post es su furgoneta de empresa, con la que además se publicitan, la primera vez que la vi aparcada me quedé bastante sorprendido, no entendía muy bien de que se trataba, pero desde luego no deja indiferente, y sobre eso mismo gira bastante de lo que te voy a contar a continuación.

Parecen apostar por una combinación en el uso de redes sociales y el marketing offline con la impresión de su vehículo de empresa así como la inserción de determinados anuncios en radio y en prensa. Decía parece puesto que tienen una web un tanto descuidada, fanpage en Facebook muy activa pero con una comunidad muy pequeña, enlace de youtube a un vídeo, ¡no hay canal! y Twitter prácticamente inactivo con publicación directa desde Facebook con pésima imagen de su TL.

La no conversión

Como puedes apreciar, el concepto inicial es bueno partiendo de ese primer impacto con su furgoneta, ese impacto está dirigido a un nicho potencial de clientes amplio, que puede ser de una edad entre los 20-40 años, con acceso a internet móvil y manejo de nuevas tecnologías, sin embargo, y tras lograr lo más difícil (el impacto) el cliente acude a esos perfiles sociales y lo que podía ser una conversión deja de serlo. El tremendo fallo que esta marca comete es que no tiene continuidad dicha estrategia en el 2.0. Si bien en este otro post te hablaba sobre cómo traer al cliente desde el marketing online al offline en este caso ha sido al contrario y no se ha sabido conectar las acciones emprendidas en el marketing offline con las llevadas a cabo en el online.

Este ejemplo de una matanza puede ser valido para cualquier negocio, ¿cuántos negocios tienen buenas ideas, atraen con ellas al cliente pero luego no pueden hacer conversiones por culpa de sus propias estrategias en el 2.0? Supongo que todos conocemos casos, ¿te atreves a contar el tuyo?

¿TE HA GUSTADO ESTE POST?

Suscríbete y recibe nuevos posts como este y contenidos exclusivos de mi blog directamente en tu email.

No te enviaré spam.

5 comentarios

Déjame tus comentarios