La peligrosa tendencia de compartir compulsivamente infografías

compartir Infografías ¿credibilidad?
Esta de moda compartir infografías, el poder de la imagen hoy día es brutal, pero es excesivo el protagonismo que le damos en algunos casos. ¿Es tan desmedido este valor e importancia en alguna ocasión cómo para justificar compartirlas sin más, sin leerlas, sin analizar qué rigor tienen, cuáles son esas fuentes en las que se basa y por supuesto si son ciertas? 

Compartir infografías como acto compulsivo

En esa vorágine parece que puedes verte atrapado, así lo atestiguo por cierta cantidad de gente que comparte del mismo modo que lo hace con posts de otras personas (sin leer que contienen), en una especie de carrera por compartir información, datos y demás en cualquier medio, a veces sin importar, ni saber bien que quieren comunicar, si acaso lo supieran al menos sabrían que lo que contiene no tiene rigor alguno, pero no, parece que el fin justifica los medios, o también podríamos decir que la cantidad supera al contenido.

Y en definitiva, en esas andamos, se puede producir cierta paradoja como que la dichosa infografía se convierta en viral al ser compartida en twitter y pinterest a pesar de contener información que es completamente errónea. Repite una mentira mil veces y se convertirá ¿en una verdad?

¿TE HA GUSTADO ESTE POST?

Suscríbete y recibe nuevos posts como este y contenidos exclusivos de mi blog directamente en tu email.

No te enviaré spam.

5 comentarios

  1. Olga Lopez Aparicio says:

    Hola Ramón,

    Totalmente de acuerdo con tu publicación “¿la cantidad supera al contenido?” en muchos perfiles de twitter eso parece, pero cuando ya tienes un nombre parece que todo vale. En el SMMDay celebrado hace unos días en Barcelona al que asistí, Alfredo Vela hablo de la viralidad de estas infografías, pero ¿qué número de infografías de las que circulan tienen contenido de valor?

    Un saludo

    • RaMGoN says:

      Gracias Olga por pasarte.

      La verdad es que ese es el error, cuando ya tienes un nombre es cuando precisamente NO todo vale, cosas de la reputación que ya sabes… Y a la última pregunta que lanzas, desde luego menos de las que parecen.

      Saludos!

  2. Compartir en las redes sociales contenidos de terceros me parece que tiene la condición indispensable de leerlo antes. ¿A quién se le ocurre compartir sin comprobar lo que envía a las redes sociales? ¿Con qué fin? ¿el perfil no tiene una marca personal que hay que valorar y cuidar?. Un saludo

    • RaMGoN says:

      Desde luego que si, ahí has dado en la clave, la reputación de tu marca personal queda en entredicho cada vez que te la juegas compartiendo algo que no tiene credibilidad.

      Saludos y gracias por pasarte por aquí Miguel Ángel

Déjame tus comentarios