El monstruo de las galletas

25052011105Voy a contar una triste historia, que empieza muy bien pero que acaba en tragedia.

Imaginad un monstruo, que siendo pequeño es mimoso, dulce, bonito y repleto de energía. Imaginad que a este pequeño monstruo lo alimentamos con galletas y a medida que lo alimentamos sigue creciendo más y más.  Llegado el momento el monstruo necesita tanta comida para saciar su enorme apetito, de tal modo que los que lo alimentan no tienen más recursos para ello. En ese momento es cuando ese monstruo se vuelve irascible, malvado, egoísta, para finalmente acabar por comerse a quienes le han dado de comer.

El final no tiene por qué ser así, esperemos.

¿TE HA GUSTADO ESTE POST?

Suscríbete y recibe nuevos posts como este y contenidos exclusivos de mi blog directamente en tu email.

No te enviaré spam.

2 comentarios

  1. Isabel says:

    A lo mejor el monstruo necesita tener una indigestion de galletas para darse cuenta que no puede seguir así, y empezar a comer otras cosas….;)
    Yo no desisto de que eso pueda suceder 🙂

Déjame tus comentarios