El arte de no decir nada

Hace mucho tiempo que la política carece de credibilidad, de adeptos en masa, pertenezco a esa generación que no vivió la transición, que no vio en la política aquello que era la esperanza de una democracia, de un progreso, será por eso y porque cada vez la vida política tiene menos que ofrecer al ciudadano de a pie por lo que existe un mayor desapego con todo lo que huela a política, si a todo eso sumamos los escándalos urbanísticos, corrupción etc. que a diario tenemos podemos no sólo entender sino justificar que no a nadie le interese la política.

En una semana son las elecciones catalanas, aseguro que no he seguido la campaña, pero ayer me entere de algunas de las estrategias seguidas por los partidos, que si un juego en el que se bombardea inmigrantes, que si una candidata de desnuda, que si otra simula un orgasmo…¿acaso nadie se da cuenta de los disparatado de toda esa campaña electoral? No se trata de no decir nada, sino de llamar la atención, y para algunos partidos políticos vale ya casi todo con tal de arañar unos votos.

Algunos aún se preguntan el porque del éxito de Obama cuando salió electo, será porque tenía algo que decir, no un discurso vacío de ideas, logró enganchar con los electores con lo que proponía, y es esto lo que los políticos de hoy en día no logran puesto que andan cada vez más al margen de la sociedad y sus electores.

En definitiva, la política hoy en día no tiene ningún crédito.

¿TE HA GUSTADO ESTE POST?

Suscríbete y recibe nuevos posts como este y contenidos exclusivos de mi blog directamente en tu email.

No te enviaré spam.

Déjame tus comentarios