Bajada de pantalones y derechos en el Congreso

congreso bajada de pantalones

Que el congreso y el parlamento nos pertenece a todos los ciudadanos puede parecer un absurdo tener que afirmarlo, porque entre otras cosas es donde reside la voluntad del pueblo, del mismo modo en que también todos tenemos acceso. Tras la aparición en escena de las FEMEN reivindicando ahora parecen haberse puesto “más exigentes” en los accesos, hasta el punto de obligar a una mujer a desnudarse para poder acceder. Una noticia escandalosa y vergonzosa que ha trascendido en diversos medios como este.

Me bajé los pantalones hasta los tobillos y me di cuenta de que era una extralimitación absoluta

Mar Esquembre, que así se llama está mujer a la que han vejado de esta manera viene a denunciar con estos hechos tal como se están poniendo las cosas, es decir que acudir al congreso va a consistir no en ejercitar un derecho, sino en renunciar a otros. Pero esta es una medida más, de tantas, encaminada a atrincherar y apoltronar aún más a los políticos, porque en el fondo del asunto es de eso de lo que se trata, más allá de que te bajen o no los pantalones. Se persigue que nadie cuestione a estos políticos, que lo hagan bien o mal, siguen en su poltrona, que siguen haciendo uso de ese apelativo mal utilizado y tan asimilado de “clase política”. Y si, son una clase, una casta, que sigue valiéndose de ello para alejarse más y más de los ciudadanos.

Bajarnos los pantalones hasta los tobillos, a eso nos obligan a miles y miles de ciudadanos cada día. Puede que sea un símil con la más burda e indecorosa representación de lo que vienen haciendo con los ciudadanos.

 

Imagen de  Santi88fe

¡Si te ha gustado el post suscribete aquí a mi blog para recibir en tu email más posts como este! También te puede interesar:

¿TE HA GUSTADO ESTE POST?

Suscríbete y recibe nuevos posts como este y contenidos exclusivos de mi blog directamente en tu email.

No te enviaré spam.

5 comentarios

  1. Es exactamente eso lo que pasó: escenificar la situación en la que nos hallamos desde hace años. Los pantalones bien bajados y el culo en pompa, y sin rechistar demasiado. A ver cuándo recuperamos la dignidad para subírnoslos y ponernos en marcha. Saludos.

Déjame tus comentarios